Reclamación de Deudas

work on the calculator and papersMuchos son los medios existentes en el “mercado” para la reclamación de deudas, unos legales y otros digamos que “ilegales”, dejando expresa y terminantemente de lado estos últimos, por razones más que obvias, sólo a un insensato o más simplemente a un “criminal” se les ocurriría recurrir a ellos, los restantes medios y cauces de reclamación de deudas existentes tienen la siguiente característica común, así como todos los ríos vienen a desembocar en el mar, los procesos de reclamación de deudas tienen una tendencia indiscutible a terminar en un “procedimiento judicial”.
 
Para tratar de evitar lo anterior, es preciso ser consciente y asumir que el proceso de reclamación de una deuda empieza realmente por desarrollar un adecuado proceso de contratación y por la adopción de las adecuadas garantías respecto a nuestros derechos de crédito en dicho momento. Para ello es preciso contar con el mejor de los asesoramientos jurídicos disponibles y muchas veces, reconozcámoslo, prescindimos de tal asesoramiento en el convencimiento de que somos capaces de controlar y manejar dichos procesos.
 
Conseguimos a consecuencia de nuestra decisión de auto-asesoramiento, self-advising, (family, friend o web- advising….), un ahorro inmediato que a la larga puede salirnos realmente caro.
 
Es importante en este punto poner de manifiesto que siempre va a resultar mucho más barato recibir de nuestros abogados un adecuado asesoramiento en el proceso de contratación, que tener que recurrir a ellos para que nos defiendan ante los tribunales y contar con un contrato bien negociado y concluido con las debidas garantías puede en muchos casos evitar tener que recurrir a los mismos.
 
Si finalmente la crisis contractual se produjera y nuestro crédito quedara en entredicho, nos veremos obligados a entrar en lo que se conoce como “fase extrajudicial” de la reclamación de deudas. En esta fase lo que se pretende es alcanzar algún tipo de acuerdo negociado que permita al acreedor recuperar su crédito en las mejores condiciones posibles. Esta fase requiere de expertos conocedores del derecho y las técnicas de negociación aplicables y puede suponer la necesidad de ceder en algunos aspectos para poder recuperar la mayor cantidad posible de nuestro crédito. Una adecuada valoración de las posibilidades y límites del deudor es en este aspecto esencial y sí bien muchos de los criterios a utilizar en estos casos son de tipo “objetivo-racional”, no son en absoluto menos importantes los de carácter “subjetivo-emocional”. Contar con un abogado experto y curtido en estas lides se constituye en la mejor garantía de éxito. En Arcos & Lamers Asociados contamos con los mejores especialistas en esta área.
 
Pero hete aquí que la negociación, o bien no ha podido tener lugar, o bien no ha podido ser finalizada en términos razonables y por lo tanto ha resultado ser infructuosa. En tales supuestos, la única solución posible es la de acudir a los tribunales en defensa y reclamación de nuestros derechos y para ello necesitaremos ser asistidos y representados por los mejores abogados que, en primer lugar, realicen una adecuada valoración de las posibilidades de éxito tanto a nivel jurídico como económico del pleito, esto es, de su viabilidad final. Y en segundo lugar, comprobada dicha viabilidad en unos términos que por fuerza han de ser necesariamente estimativos, de las posibles incidencias que durante la tramitación del mismo pudieran surgir, anticipando en todo lo factible la solución de las mismas.
 
Así pues, nuestro consejo en esta materia no puede ser otro que no dudar en acudir a los mejores y más experimentados especialistas para cualquier cuestión relacionada con estos temas. En Arcos & Lamers Asociados, Abogados y Economistas, lo somos y estaríamos encantados de poder asesorarle con el fin de prever y evitar situaciones contenciosas así como, llegado el caso, hacer valer sus derechos mediante la defensa de los mismos en el correspondiente pleito y ante los oportunos tribunales, si ello resultase finalmente inevitable.

¡Contáctenos!